De princesa a dragona

Freepik
Querido diario:

En un país muy muy muy lejano, en la tierra del Pura Vida y donde que han nominado el país más feliz del mundo (pero el más caro también) vivía una ingenua chica, con sueños de ser princesa y ser salvada por su príncipe azul y bla bla bla. 


¿Se ha preguntado por qué en los cuentos existen los dragones, las brujes, duendes y las mil criaturas repugnantes? Yo sí. ingenuamente pensé que era para que mi Charm Prince (vestido de tennis, camiseta y jeans) llegará y los aniquilará, igualito como lo hace cuando juega en su consola de vídeo juegos... con el tiempo me di cuenta que era mejor tomar el control (con todo y cable, suerte si es inalámbrico) y matar al remedo de héroe.

Ahora bien, volviendo a las horribles criaturas y una en especial, ¿qué tiene el dragón que ahora me enamora? soy creyente de la mitología, los bichos entre más raros, más interesante, pienso que en el mar debe existir un Kraken y en el cielo un Ave Fénix ¡Realmente deseo morir con esa ilusión en mi cabeza! pero en fin, retomando.

Pese a que ese pesado animal (no hablo de mi ex, creo que él pesa más que un dragón) no existe, al menos que sea el de komodo, que no tiene mucho chiste, pero algo se acerca... la dragona (porque todo lo temperamental es mujer, lo podemos ver en Shrek) tiene su magia y belleza a flor de piel.

Por un momento, imagínese escupiendo fuego cuando su suegra se diga que a ella le quedan mejor los tamales de fin de año ¿acaso no sería genial? Ya sabía que por ahí le iba a tomar el mismo cariño que yo le tengo. Este animal también es majestuoso, nada más ver algo de su tamaño, debe se un momento único en la vida, resalta fácilmente en las universidades y en los trabajos, defienden con garras y dientes a sus hijos y hacen tronar su voz sobre el resto ¡Siiiii bella, usted es una dragona!

Las dragonas pusieron su corazón en el asador mil veces (es por eso que escupen fuego) y eso pasó cuando eran princesillas tontillas, de las que creyeron todo lo que los cuentos de hadas, mariposas, pajaritos y bla bla bla. Ellas que se cansaron de creer en el cuento, iniciaron su metamorfosis, encontraron sus verdades y se vistieron de dragonas.  

Saben que no cualquier príncipe las hará caer, es más, estas chicas dragonas esperaran por alguien igual de fuerte a ellas, ellas reservan su corazón para un ardiente dragón, determinado, decidido, responsable y que ya haya madurado lo suficiente como para dar un "No sé" de respuesta.

También tiene bastante cola que les pisen, tienen un pasado largo que defenderá si alguien intenta juzgarla, porque sabe que cada escama de él es conocimiento, por eso el brillo la hace hermosa y peligrosa a la vez, ya ella no come cuentos, ella decide ser el cuento. 

Por último, tiene un par de alas que la llevan donde lo desea, que la ayuda a huir de aquellos lugares donde no se siente cómoda y vuela en búsqueda de aquello que no solo sea interesante para la vista, si no que se agradable para el corazón.

Por esto y mil razones más, decidí ser una dragona... me quité la corona y visto cuernos, tengo una coraza dura, pero por dentro puedo ser noble. Tengo sueños y metas importantes por que luchar y lo más importante, no necesito un príncipe que me salve ¿de qué? no sé, siempre leí esta pendejadas en los libros de cuentos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...